1929 – Acuerdo Olaya-Kellogg

El primer entendimiento entre Colombia y Estados Unidos en materia de derechos en la Aviación Comercial fue el llamado Acuerdo Olaya-Kellogg y se firmó el 23 de febrero de 1929. Fue el resultado de las frustradas gestiones de Peter von Bauer para obtener el permiso de operar la ruta de correo entre Miami – Panamá – Colombia.

Unos meses después, por Resolución 166 del 4 de Noviembre de 1929 del Ministerio de Guerra, se le otorga a PANAGRA el permiso para operar a Colombia en sus rutas desde Panamá al sur del Continente.

Es evidente que ya Peter von Bauer había negociado con Juan Trippe las acciones de SCADTA y se había comprometido para retirarse de las rutas internacionales desde Colombia a Panamá y Ecuador.

Asi las cosas, se le entregan las rutas y la autorización a PANAGRA para operar las rutas internacionales de SCADTA.

MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES
ACUERDO SOBRE SERVICIO DE AVIACION COMERCIAL

Departamento de Estado – Washington, febrero 23 de 1929

 
Señor
 
Con relación a las conversaciones que ha tenido usted recientemente en la secretaría de estado relativas a las facilidades de que gocen en Colombia las naves aéreas registradas en los Estados Unidos para el servicio de aviación comercial, y recíprocamente, en los Estados Unidos incluyendo la zona del Canal de Panamá, las naves de matrícula colombiana, tengo el gusto de confirmar, por medio de la presente nota, el entendimiento a que hemos llegado, a saber:

Las naves aéreas comerciales registradas en los Estados Unidos tendrán permiso para volar a lo largo de las costas del Atlántico y del Pacífico de Colombia y sobre territorio inmediatamente adyacente a ellas; para aterrizar y acuatizar, proveerse de combustibles, hacer reparaciones y embarcar y desembarcar pasajeros, correo y carga, en los puertos de Colombia, en el Atlántico y en el Pacífico, en donde haya autoridades encargadas de cumplir los reglamentos pertinentes, sujetándose a reglas y disposiciones equivalentes a las establecidas para las naves aéreas de registro colombiano de que trata el texto de esta nota.

Recíprocamente, las naves aéreas comerciales de registro colombiano tendrán permiso para aterrizar y acuatizar en los puertos del Atlántico y del Pacífico de los Estados Unidos, incluyendo los de la zona del Canal de Panamá para volar entre los puertos de la zona del Canal siguiendo la ruta designada por el gobernador del Canal de Panamá, para proveerse de combustible, hacer reparaciones y embarcar y desembarcar pasajeros, correo y carga, sujetándose a las reglas y disposiciones incluidas en la presente nota, que son como sigue:

Para los Estados Unidos continentales, la ley de 1926 sobre comercio aéreo y las disposiciones promulgadas con respecto a las misma, para la zona del Canal de Panamá, las órdenes ejecutivas números 4971 y 5047 del 28 de septiembre de 1928 y del 18 de febrero de 1929, respectivamente, y las disposiciones provisionales expedidas por el gobernador del Canal de Panamá a este respecto.

Todas las naves aéreas deberán cumplir las respectivas disposiciones gubernamentales de ambos países.

Si cualquiera de los dos gobiernos decide terminar el permiso a que se refiere este convenio o modificar sus reglas o disposiciones, dará de ello un aviso previo de noventa días al otro gobierno.

Queda entendido que los dos gobiernos convienen en dar y se esforzaran en hacerlo, las mayores facilidades posibles a las naves aéreas del servicio de comunicación comercial internacional, con el objeto de que puedan aterrizar y acuatizar, proveerse de combustible y verificar los demás servicios arriba mencionados con toda la rapidez y eficiencia deseables.

 
Sírvase aceptar, señor, las seguridades de mi más alta consideración.
 
(Firmado)
 
FRANK B. KELLOGG
 
Dr. Enrique Olaya, Ministro de Colombia en Washington, D.C.
 
Se incluyen: Ley de comercio aéreo y sus reglamentaciones, órdenes ejecutivas, reglamentaciones provisionales.

 
Legación de Colombia, Washington. – Número 327.
Febrero 23 de 1929

 

 
 

 

RESOLUCIÓN NÚMERO 166 DE 1929

(NOVIEMBRE 4)

Por la cual se concede un permiso a la Pan American Grace Airways Inc.
 
El Ministro de Guerra
 
En uso de sus facultades legales, y
 
CONSIDERANDO:
 
Que la Pan American Airways Inc., por medio de su representante legal, carácter que está debidamente acreditado con la copia presentada a este despacho de la escritura de poder numero 1276 de 27 de julio próximo pasado otorgada en la notaría 5ª de esta ciudad, solicita permiso para que la mencionada compañía pueda establecer un servicio de aviación comercial a lo largo de las costas colombianas del Pacífico;Que las estipulaciones del acuerdo sobre servicio aéreo de aviación comercial suscrito en Washington por los gobiernos de Colombia y Estados Unidos de Norte América el 23 de febrero último sobre establecimiento de servicios de aviación comercial, los facultan en tal sentido;Que al conceder a la Pan American Grace Airways Inc., el permiso en referencia debe dar cumplimiento a todas y cada una de las obligaciones que son carácter de reciprocidad han sido consignadas en el acuerdo citado; y

Que dichas obligaciones, son iguales a las impuestas en los Estados Unidos de Norte América y Zona del Canal para las naves aéreas de matrícula colombiana,
 
RESUELVE:
 
Concédase el permiso solicitado por Pan American Grace Airways Inc. para el establecimiento de los servicios de aviación comercial, de acuerdo con las siguientes condiciones:
 
Someterse en un todo al cumplimiento de las disposiciones que han sido dictadas o se dictaren en un futuro por las autoridades colombianas, sobre la materia;
 
Llenar los siguientes requisitos:
 
Depositar la suma de veinticinco mil dólares ($25.000) en bonos colombianos, en la Tesorería General de la República, para cubrir las sentencias legales que resultaren de sus operaciones (daños a las instalaciones de los puertos, a otras embarcaciones o a terceros);
 
Comprobar que disponen de las necesarias comodidades para acuatizaje o aterrizaje, inclusive refugios y cuidado de las aeronaves;
 
Suministrar al Ministerio de Guerra los certificados de navegabilidad de las aeronaves y los certificados de competencia de las tripulaciones, todo esto debidamente legalizado;
 
Suministrar los certificados de registro (esto se refiere al certificado de matrícula norteamericana);
 
Para cada vuelo:
 
Patente de sanidad, debidamente legalizada, de puerto de procedencia;
 
Lista de pasajeros y tripulación combinada, dos ejemplares;
 
Pasaporte del último puerto;
 
Pliego de información;
 
Lista de descripción de chinos (inmigración de chinos de acuerdo con la legislación colombiana);
 
La compañía garantiza la estricta observancia de las leyes, decretos y resoluciones sobre inmigración y extranjería vigentes actualmente o que en lo futuro dicten por las autoridades colombianas; y
 
Conocimiento de embarque, manifiesto y todos los demás documentos prescritos por las leyes aduaneras;
 
Al acuatizar o aterrizar en los puertos de Buenaventura o Tumaco, únicos habilitados hasta la fecha en la costa del Pacífico de Colombia, para el tráfico internacional, la aeronave, su contenido, tripulación y pasajeros serán examinados por los representantes del Gobierno de Colombia;
 
Las aeronaves que lleguen a los puertos de Buenaventura o Tumaco serán consideradas en cuarentena hasta que el médico del puerto haya dado permiso de entrar. Mientras tanto, deben permanecer incomunicados en un lugar que para el efecto destinará el capitán del puerto;
 
Ningún cargamento ni equipaje puede desembarcarse de la aeronave mientras no se haya examinado y despachado por las autoridades de aduana;
 
Cada aeronave antes de salir de la jurisdicción territorial de uno de los puertos mencionados, necesita del correspondiente certificado de despacho del oficial destinado para ese efecto, quien no lo expedirá sino después de cerciorarse de que todos los documentos y datos prescritos por las autoridades de Colombia han sido suministrados;
 
Los representantes locales de las aeronaves que acostumbren tocar en los puertos de Buenaventura y Tumaco deberán avisar al capitán del puerto el tiempo de llegada y demás características de tales aeronaves;
 
La compañía podrá construir por su propia cuenta , las obras a que se refiere el inciso b), tales como hangares, deslizaderos, etc., pero para cada puerto deberá elaborar un plan de construcción que requerirá la aprobación del Ministerio de Guerra. Más, una vez que el Gobierno construya un puerto aéreo en los puertos mencionados o habilite uno existente como tal, la compañía tiene que usar este puerto a base de una tarifa que para tal efecto elabore, y las construcciones que se hayan hecho por cuenta de ella pasarán a propiedad de la nación, pudiendo dicha compañía retirar tales construcciones en un tiempo razonable; y
 
Los certificados del personal de aviación deben presentarse ante las autoridades colombianas que para tal efecto tenga el Gobierno en los puertos respectivos.
 
Comuníquese y publíquese.
 
Dada en Bogotá, a 4 de noviembre del 1929
 
JOSÉ JOAQUÍN VILLAMIZAR
 
R. Reyes Luna
General, secretario

Nota: Aporte de Jaime Escobar Corradine

EL TIEMPO
24 de Febrero de 1929
COMO SE HARÁ LA NAVEGACIÓN AÉREA ENTRE COLOMBIA Y ESTADOS UNIDOS
Bases generales del convenio concluido entre la Casa Blanca y la Legación de Colombia – Permiso mutuo para el paso de aviones comerciales.
Lease más…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *