SCADTA

1928 SCADTA contrato con Ecuador

SCADTA firma el primer contrato de transporte aéreo en el Ecuador en 1928.

En el contexto de la Sexta Conferencia Internacional Panamericana, llevada a cabo en la Ciudad de La Habana, Cuba entre el 16 de enero y 28 de febrero de 1928 se firmaron varios documentos multilaterales, donde se destacó la “Convención Panamericana de Aviación Civil” firmada por 21 países latinoamericanos y por los Estados Unidos de Norteamérica.

Por la República de Colombia, los firmantes fueron el Doctor Enrique Olaya Herrera, que en ese entonces era Ministro Plenipotenciario ante el Gobierno de los Estados Unidos en Washington, Roberto Urdaneta Arbeláez, Jesús M. Yepes y Ricardo Gutiérrez Lee. Es de gran relevancia el hecho de que Peter Paul von Bauer, presidente de SCADTA fue nombrado asesor en materia aeronáutica de la delegación de Colombia ante esta reunión. Por la República del Ecuador, firmaron los distinguidos señores Gonzalo Zaldumbide, Víctor Zevallos y Colon Eloy Alfaro. En la Convención Panamericana de Aviación Civil se acordaron los temas básicos de soberanía, seguido por la libertad de acceso al espacio aéreo, las aeronaves, su registro y la idoneidad de las tripulaciones. También se abarcaron temas de gran importancia como el transporte de correo, pasajeros, encomiendas y carga y el comercio internacional como un todo. Para concluir se acordaron las medidas básicas de la seguridad del vuelo y la meteorología.

1928 Mapa Servicio Balivariano de Transporte Aéreo – SCADTA

Fue precisamente bajo este marco jurídico, que el 2 de julio de 1928 en la Ciudad de Quito, el Supremo Gobierno de la República de Ecuador, su Presidente Provisional, el doctor Isidro Ayora, autoriza a el señor doctor Daniel Córdova Tovar, Ministro de Instrucción Pública y Correos y al Comandante don Carlos Alberto Guerrero, Ministro de Guerra, Marina y Aviación para suscribir un contrato de transporte aéreo con el representante de la Sociedad Colombo-Alemana de Transporte Aéreo SCADTA, el Ingeniero Hermann Kuehl. Mediante este contrato, primero en su género, se concede a la citada sociedad el permiso y la concesión de organizar, establecer y explotar de un servicio internacional de transportes aéreos desde el territorio colombiano a lo largo de la Costa Ecuatoriana, entre Esmeraldas, Bahía de Caráquez, Manta, La Libertad, Guayaquil y Bolívar. El contrato establecía el transporte aéreo de correos, encomiendas, pasajeros, valores y carga. Queda claro que el transporte del correo aéreo era el objeto principal del contrato, teniendo en cuenta el factor económico y generación de ingresos que eso representaba.

Este no solo es el primer contrato de transporte aéreo en el Ecuador, sino el primer contrato internacional entre dos naciones vecinas. En la que se denominó la Línea del Pacifico, la SCADTA podía utilizar cualquier equipo idóneo para operar el servicio autorizado y también para expedir sus propias estampillas de correo aéreo para recuperar sus costos operativos y de prestación del servicio. También era libre de fijar las tarifas aéreas para los pasajeros, las encomiendas y la carga. SCADTA es exonerada del pago de cualquier derecho de fondeo, tonelaje y demás gastos oficiales en los puertos del país. Aquí se asimilan el transporte marítimo con el transporte aéreo en cuanto a estos costos, que en un futuro representarían ingresos importantes para los aeropuertos, como serían los derechos de aeródromo. La SCADTA se comprometía a llevar sin ningún costo hasta diez funcionarios del gobierno ecuatoriano al año que hayan sido autorizados a viajar por el mismo Señor Presidente y un ministro en cualquiera de las rutas en el Ecuador.

Además SCADTA se comprometió a través de su Sección Científica, trabajar en conjunto con el Gobierno Ecuatoriano para el levantamiento de planos y mapas por medio de la fotografía aérea e inspecciones oculares. De ahí que quedaba estrictamente prohibido el uso de cámaras fotográficas y cinematográficas a bordo por parte de los pasajeros. Este contrato se convirtió también el primer contrato de transporte aéreo donde un gobierno autorizaba a una compañía de un país extranjero para prestar el servicio aéreo dentro de su territorio, lo que más adelante se llamó cabotaje. El texto completo del contrato es un instrumento bilateral muy interesante por la claridad de conceptos y definiciones que allí se redactan.

1928 Guayaquil, Ecuador. Die interozeanische und die pazifische Linie – Sven Hoch

El 12 de junio de 1928 el capitán Herbert Boy efectuó el vuelo de traslado del señor Hermann Kuehl a Guayaquil, con la intención de perfeccionar el contrato con el gobierno del Ecuador con el hidroavión F 13 C-29 “Atlántico”. Era la primera vez en la historia que un avión comercial colombiano cruzaba la línea ecuatorial y por ello, los ocupantes recibieron un bautizo simbólico, a la usanza de los pasajeros marítimos que así lo hacían. Su regreso se llevó a cabo el día 16 del mismo mes mientras que Kuehl siguió para Quito, donde firmó con el gobierno el mencionado contrato.
El primer vuelo comercial se llevó a cabo con el hidroavión Junkers F 13 “Boyacá” estando también al mando del piloto alemán Herbert Boy. El hidroavión salió de Barranquilla el sábado 28 de julio de 1928 con destino a Buenaventura, donde llegó esa misma tarde. Al día siguiente 29 de julio salió con destino a Guayaquil donde arribo en horas de la tarde, después de haber hecho escalas en Esmeraldas y Bahía de Caráquez para repostar combustible. Así quedaron establecidos los servicios regulares con hidroaviones uniendo a Colombia con el Ecuador.

El mismo Capitán Boy efectuó en abril de 1929 un vuelo de exploración desde Buenaventura y Tumaco a Guayaquil para seguir hasta Paita y Talara en el Perú. El fin era buscar que el gobierno del presidente Augusto Leguía otorgara un contrato de correo aéreo y pasajeros desde Colombia al Perú, similar al firmado con la Republica del Ecuador. En el trayecto de Tumaco a Paita llevó como pasajeros a los aviadores uruguayos Comandante Cesáreo Berisso, el Mayor Rogelio Otero y al teniente mecánico Dagoberto Moll, quienes habían fracasado en un intento de raid aéreo desde Montevideo a Nueva York. En la etapa del vuelo de Guayaquil a Cali, sufrieron un accidente con la pérdida total del avión a orillas del rio Cayapa al norte del Ecuador, cerca de la frontera con Colombia. Los aviadores se trasladaron por vía fluvial hasta Tumaco, donde abordaron el hidroavión de SCADTA que los llevo a Paita y de allí en buque de regreso hasta Montevideo.

Las actividades aéreas internacionales de SCADTA se llevaron a cabo entre Colombia y el Ecuador hasta el 17 de diciembre de 1930 y se denominaron el Servicio Bolivariano de Transporte Aéreo, uniendo la costa atlántica de Colombia con Panamá, y la costa pacífica de Colombia con Ecuador.

Por esta época, el presidente de la Pan American Airways, Juan Trippe llegó a un acuerdo con Peter von Bauer, Presidente de la SCADTA para comprarle las acciones de la compañía. Además, el acuerdo contemplaba la entrega de aviones norteamericanos en reemplazo de los aviones alemanes y en contraprestación, la SCADTA se retiraba de las rutas internacionales, las cuales eran cedidas a Pan American en el Atlántico y a PANAGRA en el Pacifico. El contrato original de transporte aéreo domestico fue reemplazado por otro similar, por medio del cual, las mismas facilidades y derechos otorgados a SCADTA se entregaban a la sociedad Pan American-Grace Airways PANAGRA para explotar los servicios aéreos de cabotaje bajo el nombre de Aerovías del Ecuador, mediante acuerdo firmado entre el Ministro de Guerra, Marina y Aviación y el Señor Harold R. Harris, Presidente de PANAGRA. De igual manera PANAGRA continuaba operando los vuelos internacionales que unían a Panamá con Buenos Aires por las rutas de la costa pacífica del continente. PANAGRA había sido fundada el 25 de enero de 1929 como una subsidiaria de la Pan American Airways, bajo el férreo control de Juan Trippe, que había recibido el beneplácito del Departamento de Estado de los Estados Unidos de construir un imperio aéreo a nivel mundial.

JAIME ESCOBAR CORRADINE
Miembro de la Academia Colombiana de Historia Aérea
Miami, Mayo del 2020

NOTA: El texto del contrato fue publicado en el REGISTRO OFICIAL Numero 61 – Diciembre 22 de 1928 Fue encontrado por nuestro colega Luis Fernando Armas en la biblioteca de Miguel Díaz Cueva en la ciudad de Cuenca, Ecuador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.